Ciclo Lunar y tu práctica de Yoga

¡INCORPORA LA SABIDURÍA DEL CICLO LUNAR A TU PRÁCTICA DE YOGA!

Que la Luna nos influye no es ningún secreto. Se trata del cuerpo celeste más cercano a la Tierra y su fuerza gravitatoria resulta claramente visible en las mareas, por ejemplo.

¿Sabías que seres humanos estamos compuestos hasta en un 75 por ciento de agua? Imagina entonces hasta qué punto somos capaces de sentir el influjo lunar… Los más lunáticos, hasta la médula, sin duda. Es por ello que resulta muy habitual padecer insomnio y dormir peor en las noches de Luna llena, o sentir agotamiento los momentos previos a la Luna nueva para seguidamente llenarnos de ilusión y energía con el inicio del nuevo ciclo.

A todos nos afecta la Luna en mayor o menor grado, pero tan sólo unos pocos toman conciencia de ello, más que nada porque por desgracia, en los tiempos que corren, la mayoría desconoce la fase lunar vigente y son pocos los que se paran a observar el cielo y extasiarse ante su contemplación.

Es posible (y muy recomendable) aprovechar la sabiduría de los ritmos lunares para mejorar la práctica de yoga. De hecho, es una idea fabulosa que todo yogui debería considerar.

Algunos yoguis tienen en cuenta las fases de la Luna por sistema. Los asiduos a la tradición del Ashtanga yoga, por ejemplo, evitan practicar durante los días del plenilunio y el novilunio, precisamente, por la influencia energética que la Luna ejerce sobre nosotros.

Desde mi punto de vista, puedes practicar yoga en cualquier momento del ciclo lunar, si así lo deseas, pero siempre escuchando las necesidades de tu cuerpo y adaptándote a cada fase.

El estilo de yoga más extendido en todo el mundo, el Hatha Yoga, lleva en su etimología un significado cósmico. En sánscrito, “ha” significa sol, mientras que “tha” significa luna. El concepto alude a la búsqueda del equilibrio que se persigue con la práctica. Se trata de lograr un balance entre cuerpo y mente, entre la energía yan o masculina (sol), y yin o femenina (luna)

El ciclo lunar también se relaciona con el pranayama o respiración, algo esencial en el yoga.

La Luna llena es la fase lunar con mayor carga energética. Es por ello por lo que solemos dormir peor y nos sentimos más irascibles y alterados.

Se corresponde con el prana, o a la acción de inhalar y llenar los pulmones de aire y de “prana” (fuerza vital) el cuerpo.

Por su alta vibración energética, esta fase lunar, favorece las posturas dinámicas, de mayor exigencia física. Puedes aprovechar y practicar Hatha Yoga la semana de la Luna llena, por ejemplo. Si eres practicante de Ashtanga, evita la jornada exacta del plenilunio, y elige asanas vigorosos los días anteriores y posteriores.

La Luna nueva en cambio, marca el comienzo de un nuevo ciclo lunar. Para empezar con fuerza y motivación debemos regenerar nuestras vidas y deshacernos de lo viejo y caduco. La Luna nueva se corresponde con el apana, o la purificación que obtenemos al expulsar el aire que hemos inhalado.

Es un momento de reflexión. Se trata de que descanses lo suficiente para poder empezar el nuevo ciclo renovado. La práctica relajada de Yoga Nidra sería la más indicada para esta fase del ciclo lunar, o bien la meditación en todas sus formas.

Decía la célebre yogui Jean Couch, que hacer las cosas poniendo atención a cómo te sientes es hacer yoga… Yo os invito a seguir su consejo y además, a volver a conectar con los ritmos naturales del cuerpo, a pararos a observar vuestra propia naturaleza cíclica y su relación con las fases lunares. Podemos vivir con el piloto automático puesto, como si fuéramos meros autómatas, o tomar conciencia de que formamos parte de un universo infinito en el que todo está interconectado. La elección, al fin y al cabo, es nuestra.

Por Luna Dominante

BIOGRAFÍA: Julia Almagro (aka Luna Dominante) es una joven emprendedora, escritora y astróloga, especializada en vida consciente, desarrollo personal e inteligencia espiritual. Desde hace más de cinco años lidera el blog Luna Dominante, desde donde ofrece a su comunidad de lectores una clara guía para conocerse mejor a través de la astrología y aprender a integrar otras herramientas, como el coaching holístico o los hábitos de vida saludables. Su propuesta está enfocada a aprender vivir de manera más comprometida y plena. En 2016 publicó el libro “La Luna y tú”, un manual imprescindible para todos aquellos que desean sincronizarse con la luna y empezar a conectar con sus propios ritmos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s